El debate se quedó en alta mar

Hoy es miércoles de ceniza, una celebración católica que marca el inicio de la cuaresma. Si bien cada día va creciendo la ansiedad por tenerte en nuestros brazos después de 41 semanas, me alegro que no hayamos tenido que vincular tu nacimiento con esta fecha.

Te hubieras encontrado con personas caminando por la calle o en sus lugares de trabajo con una cruz en la frente. La primera vez que lo vi en Guatemala me asusté, me aterrorizó ver rostros marcados con un símbolo, que en su tono ceniza, interpreto de control y oscurantismo.

También me aterroriza sentir un presente muy oscuro en la reacción que el Estado de Guatemala mostró ante la llegada de un barco de la organización holandesa Women on Waves, programado para poder poner fin a embarazos no deseados. La irrupción del embarazo -que entiendo es polémico en todo el mundo- está prohibida en el país, excepto en casos de aborto terapéutico. Realizar la irrupción en aguas internacionales no supondría condenas y Women on Waves, además de proponerse provocar un necesario debate, quizá en algún momento creyó viable actuar. Pero no. Se les olvidó que esto es Guatemala.

Una Guatemala que en 2016 registró 27, 878 nacimientos de bebés de madres niñas y adolescentes entre 10 y 17 años. De éstos, el Observatorio de Salud Reproductiva indica que 1,744 fueron producto de violencia sexual.

Una Guatemala que saca sus garras de manera efectiva -ahí sí- combinando el poder de los grupos más conservadores -que copan el ejecutivo y legislativo-, el ejército y las iglesias. Juntos, lograron expulsarles.

Women on Waves regresó a las olas y dejó en tierra la evidencia de que el debate está en alta mar, lejos de las fronteras guatemaltecas, donde tan sólo hay cabida para la intolerancia, la dominación y una falsa moral con cruz en la frente que permite que en el país se realicen más de 65,000 abortos clandestinos que ponen en riesgo la vida de las mujeres.

_mg_2372
Un mujer se persigna el miércoles de Cenizas, frente a la replica del Cristro Negro de Esquipulas en la Catedral Metropolitana.  Esta replica fue creada por el artista Julio Urruela en 1953. La imagen ingreso a la capital como insignia del «Ejercito de Liberación» que derroco a Jacobo Árbenz. Guatemala 28 de febrero 2017, Foto: Luis Soto.
 

Deja un comentario