Leche agria

La última ha sido una semana muy difícil, no por ti Clara, sino por este país que entierra vidas con total impunidad, que condena por millones a la exclusión, al hambre, a la violencia, al dolor. Infinito dolor.

Guatemala no es país para niñas Clara.

El día de tu primera cita con las comadronas irá vinculado a un nuevo drama de este país. La muerte de 40 niñas y adolescentes tras un incendio ocurrido en el Hogar “Seguro” Virgen de la Asunción el miércoles 8 de marzo ha conmocionado a Guatemala y al mundo. Nos ha conmocionado e indignado. Quizá lo hayas podido notar en la leche agria de estos días, o en la tensión de los abrazos de tu padre que tuvo que cubrir la tragedia.

En San José Pinula, un municipio a las afueras de Ciudad de Guatemala, construyeron en 2010 el Hogar Seguro Virgen de la Asunción. Desconozco en qué momento dejó de ser seguro y si alguna vez fue un hogar para los miles de menores que allí han vivido. Era un centro de acogida que albergaba tanto a niños abandonados o huérfanos, como a víctimas de violencia intrafamiliar , incluida la violencia sexual, y a menores en conflicto con la ley.

El Centro había sido denunciado en diferentes ocasiones por malos tratos, por abuso sexual e incluso por trata. ¿Te lo puedes imaginar? Niños y niñas desvestidos de sueños y lanzados a las garras de un Estado inoperante, violador, maltratador. ¿A qué se aferrarían esos niños, niñas y adolescentes para vivir?

Algunos pensaron en escaparse, ¿por qué no iba a funcionar? No iban a ser los primeros, pero ahora sí sabemos que serán los últimos. La noche del 7 de marzo calculan que medio centenar huyó, pero la oscuridad no fue lo suficientemente cómplice para esconderles. La mayoría fue detenida esa misma noche y encerrada bajo llave: mujeres y hombres separados.

Cómo se inició el fuego sigue manejándose como hipótesis. La del Ministerio Público apunta a que las adolescentes prendieron fuego a colchones. A partir de ahí, de nuevo la oscuridad. A partir de ahí, de nuevo la indignación. A partir de ahí, Guatemala en su máxima expresión.

A lunes 13 de marzo, 40 niñas han fallecido, tres exfuncionarios de la Secretaría de Bienestar Social han sido detenidos y la sociedad guatemalteca vuelve a despertar de la indiferencia. Eso sí, sólo una minoría, aquella que no culpabiliza a las familias ni a las jóvenes de ser responsables de la catástrofe, como sí lo hizo el presidente Jimmy Morales. #FueElEstado

_MG_4965
Marta Lidia García grita y llora sobre el ataúd de su hija Siona Hernández de 17 años, una de las 40 víctimas mortales en el incendio en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción. Siona fue enterrada en el Cementerio General de Guatemala, el 10 de marzo del 2017. Guatemala 14 de marzo 2017, Foto: Luis Soto.

 

Deja un comentario