#DepuremosElCongreso

“Durante el trabajo de parto, en ocasiones, hay que recordar a las mujeres cuál es el resultado final de todo ese gran esfuerzo para que no se rindan”, nos dijo Hannah, la comadrona, en las clases de preparación. Y yo no me lo podía creer. ¿Cómo nos vamos a olvidar que esperamos un bebé? Pensé incrédula. Después de más de 30 horas de contracciones in crescendo , puedo confirmar su afirmación y reconocer lo útil que fue. Cada vez que la intensidad del “dolor” superaba mi concentración en la respiración me decía: “Clara, estamos esperando a Clara, ¡vamos Clara!”.

Siento que algo así ocurre a la ciudadanía guatemalteca que se ha propuesta cambiar el rumbo caótico, desigual y mafioso de este país, que por momentos se olvida de cuál es el objetivo a alcanzar: construir un país para todos y todas, porque el de ahora sólo es para una minoría que sigue dictando las normas a su conveniencia.

Entre esa minoría están los diputados, que “ocupan” un Congreso ineficaz para el pueblo -no así para los poderes fácticos de este país- y colmado de sanguijuelas que aniquilan cualquier posibilidad de avanzar hacia una democracia. Uno de cada seis diputados, de los 158 que (de)forman el Congreso, están en conflicto con la ley por corrupción y otros delitos. El tráfico de influencias y los conflictos de intereses campan aún a sus anchas por los pasillos del hemiciclo. El descaro se viste de gala en las sesiones plenarias.

Es por eso que el llamado de las autoridades ancestrales a depurar los órganos del Estado se convierte en un rayo de lucidez y esperanza, que organizaciones sociales han sabido reconocer. Con los hashtag #YoNoTengoCongreso y #DepuremosElCongreso en los últimos días se ha evidenciado virtualmente -seguimos estando más en las redes que en las calles- el hartazgo ciudadano ante la falta de representatividad de sus representantes.

Afortunadamente, la acción judicial no detiene su camino y se está encargando de iniciar esa depuración. El diputado Edgar Ovalle, señalado de estar implicado en violaciones a derechos humanos durante el conflicto armado interno, ya no cuenta con inmunidad y el proceso penal contra él por el caso Creompaz ya puede comenzar. Así también, dos diputados y otros dos ex diputados han sido detenidos señalados en la investigación sobre el caso “plazas fantasmas” del Congreso.

Depurar el Congreso debe ser un primer propósito para no perder la meta a alcanzar: construir un país para todos y todas.

_MG_8092
César Fajardo, diputado de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), es conducido por su abogado, luego de finalizar la audiencia donde le dieron a conocer el motivo de su captura. La jueza de Mayor Riesgo A, Claudette Domínguez lo ligó a proceso por el delito de peculado por sustracción y abuso de autoridad, por contrataciones irregulares de personal en el Congreso de Guatemala. Guatemala 22 de marzo 2017, Foto: Luis Soto.

Deja un comentario