La Revuelta Escolar llega a Madrid

Julia tiene 9 años y va al colegio Menéndez Pelayo de Madrid, uno de los primeros centros educativos de la capital que el pasado 12 de marzo se sumó a la Revuelta Escolar, un movimiento surgido en Barcelona que reclama entornos escolares seguros y libres de contaminación. Para lograrlo, cada 15 días cortarán al tráfico las calles aledañas al colegio y transformarán un pequeño tramo de carretera  en un espacio de reivindicación familiar.  

Julia, junto a su  hermana Jimena y su madre, disfrutaron del primer corte de calle que la Asociación de Familias del Alumnado (AFA) ha promovido. Quieren lograr que el entorno escolar sea más amable y seguro en los alrededores del imponente y privilegiado edificio , que sufre del ruido y contaminación del tráfico que baña Madrid.  

La solicitud de la Revuelta Escolar es muy clara y concreta: reducir el tráfico en las calles que rodean los colegios en los horarios de entrada y salida del centro. Además, esa demanda, iniciada por Eixample Respira es cada día más aclamada: en su sexta edición se sumaron 80 AFAS de nueve ciudades y el número sigue creciendo.

“Que intenten como puedan hacer lo que estamos haciendo nosotros, sea dentro del colegio o en cualquier otra zona, pero tienen que luchar por su colegio a toda costa”, recomienda Julia a otros estudiantes.

El primer cierre durante una hora a la salida del colegio Menéndez Pelayo permitió que decenas de familias ocuparan la calle Murcia, entre las calles Rafael de Riego y Méndez Álvaro, para poner color al asfalto y constatar la implicación y participación de la infancia en esta iniciativa, que les afecta en primera persona.  

“No queremos ir contra los coches ni contra los comercios, se trata de defender el bien común”, explica Vanesa Sánchez, socia de la AFA del CEIP Menéndez Pelayo. “Igual que nos parecería loco fumar en un restaurante, esperamos que en poco tiempo nos parezca muy loco que los niños y las niñas no pudieran venir solos al colegio”,  ejemplifica Sánchez, quien celebra la gran respuesta de las familias a esta primera convocatoria.

 Impacto en la calidad del aire

Londres es una de las ciudades a las que la iniciativa Revuelta Escolar sigue de cerca. Desde abril de 2020 se han implementado cerca de 350 calles escolares “para abordar la exposición de los niños a la contaminación del aire y mejorar su salud” y su alcalde, Sadiq Khan, asegura que quiere lograr que ningún colegio esté expuesto a niveles de contaminación que excedan los límites legales.

La oficina del alcalde ha dado a conocer recientemente  un estudio que confirma que las calles escolares mejoran la calidad del aire y reducen los niveles de dióxido de nitrógeno contaminante hasta en un 23%.

Una evidencia más que se suma a los argumentos de la Revuelta Escolar, que el viernes 26 de marzo vuelve a las calles.

Niñas y niños explican a Mientras Creces qué es la Revuelta Escolar y los motivos que les llevan a la calle.

Deja un comentario