Crecer sin papeles en España

  • Juan llegó a España  desde Colombia cuando sólo tenía 5 años. Ahora tiene 10 y su madre Claudia y él celebran que ya tienen “papeles”.

– Mientras Creces: ¿Lo celebraste con tus compañeros y compañeras de clase?

– Juan: No, nunca hemos hablado de eso.

Para este futuro inventor, amante de plantas y flores, distinguir si un niño tiene o no papeles es poner una etiqueta innecesaria en su mundo de juegos, aprendizajes y amistades.

  • – MC: Si tú pudieras decidir qué hacer para evitar que haya niñas y niños sin papeles en España, ¿qué decisión tomarías?
  • – No les llamara así, personas que tienen o personas que no tienen papeles o que no han nacido aquí. Son personas. Y también que fuéramos más solidarios, como han sido conmigo.

Niños y niñas lo tienen claro: todos son iguales.   

El informe “Crecer sin papeles en España ” revela una radiografía preocupante sobre la desprotección y vulnerabilidad en la que viven casi 150 mil menores de 19 años en situación irregular en España.

Elaborado por la ONGD Save the Children y Fundación por Causa, el estudio ofrece datos que nos permiten dimensionar el alcance y gravedad del problema y, lo que es más relevante y marca su diferencia, los testimonios e historias de quienes están en situación irregular guían la narración y la investigación.

Claudia reconoce que ha intentado transmitir a su hijo tranquilidad y hacerle sentir uno más. Sólo ella, y quienes han estado en su lugar, saben las dificultades que supone vivir sin papeles en España y cómo les ha afectado en derechos tan fundamentales como la educación, la salud, la vivienda.

“Muy difícil, pero aquí estamos. Han pasado 5 años, por muchas cosas que llegan en el camino no los pude conseguir a los 3 años, pero finalmente los logré. Ese logro es básicamente para caminar con tranquilidad, poder ir a al médico, poder asistir a la salud sin temor, sin rechazo, sin temor de nada, porque no hemos hecho nada malo, vinimos aquí a cuidar sus hijos, mayores… a trabajar”, cuenta Claudia en una tarde de parque a la salida del colegio de Juan.

Regularización

“ Un niño es por encima de cualquier otra circunstancia, un niño. Da igual su origen, su condición legal, da igual sus circunstancias personales.  Como es un niño, nuestra sociedad ha hecho un compromiso formal y legal para protegerles por encima de cualquier otra circunstancia y en ese sentido nuestro país está fallando”, subraya Gonzalo Fanjul, uno de los autores de «Crecer sin papeles en España» y director del área de investigación de Fundación por Causa. Fanjul califica de “salvajada” el número de menores que se encuentran en situación irregular en el país.

Otro de los problemas que evidencia el informe y que Fanjul destaca es la invisibilidad de esta realidad. “Son cosas que pasan desapercibidas para la sociedad y que resultan a veces un poco difíciles de entender”,  valora.

Pese al gran reto y dificultades planteadas, “Crecer sin papeles en España” transmite un mensaje de oportunidad. “Por razones de magnitud y por razones de emergencia social ante el Covid, tenemos la oportunidad de que España haga lo mismo que han hecho otros países de nuestro entorno en donde sí se han producido procesos de regularización”, propone el experto en pobreza y desarrollo.

“En el caso de los niños, yo creo que es más fácil aceptar que no tenemos muchas opciones, que este es un asunto que como sociedad estamos obligados a hacer tarde o temprano”, augura con esperanza.

Desde Fundación por Causa destacan, además, los beneficios que esta medida tendría para el país. “La regularización permitiría que los trabajadores que ahora están en situación irregular empezasen a hacer contribuciones a la sociedad a través de los impuestos directos y de las contribuciones a la Seguridad Social, que ahora no pueden hacer porque no tienen contrato porque nadie les quiere hacer un contrato”, expone Fanjul, quien confía en que este estudio pueda empujar el necesario y legítimo debate sobre la regularización.

Ilustración: Nerea Pérez.

 

Una respuesta a «Crecer sin papeles en España»

  1. Habiendo sido migrante, y vivido fuera por 5 años, te da otra perspectiva cuando estás al otro lado. Como madre, da miedo que a tu hijo lo vayan a tratar diferente por ser de fuera. No me quiero imaginar lo que sea el vivir sin papeles. Hay ocasiones en que la gente te trata mal por ser de fuera o no entender. Y eso nosotros que eramos europeos, la gente de otros países lo tenía peor.

    La verdad es que es un tema delicado. Me sorprendió mucho un día hace poco en el parque yo si que escuché a dos niños, ambos extranjeros, tendrían 12-14 años, hablando del tema «claro, como tú si tienes papeles»… No recuerdo del todo lo que era, pero aquello sí me sorprendió. Como hablaba de las dificultades que tenía por el hecho de los papeles, que sus padres aún estaban tramitando.

    Recuerdo mucho también una familia que conocí cuando estuve de adolescente haciendo un voluntariado en el centro de acogida de la parroquia… Les habían echado de la vivienda amenazando a la policía y sin sus cosas. Claro, como no tenían papeles, se asustaron y se fueron. Por suerte acudieron allí donde ya les explicaron que eso no podía ser, y que no tuvieran miedo con la policía. Que en esa situación tenían ellos la ventaja ya que era la señora casera la que estaba cometiendo varios delitos, alquiler ilegal, y el echarlos a la calle y no quererles dar sus pertenencias. Aquello me dejó tocada. Recuerdo que les acompañé un rato y pasamos por delante de mi casa, y les di unos juguetes para los niños. (Si hubiese sido más mayor, posiblemente les hubiese invitado a comer). Espero que donde estén les esté yendo bien ahora.

    Es una situación difícil y sobre todo, deberíamos tener mucha más empatía. No es fácil ser extranjero.

Deja un comentario